Seguramente más de una vez has escuchado que mantener la presión arterial controlada es importante, pero ¿sabes por qué?

En el cuerpo la sangre circula por vasos sanguíneos de manera constante y ejerce presión sobre las paredes vasculares, a esto le llamamos presión arterial y se determina por la fuerza con la que el corazón bombea la sangre y por la elasticidad de los vasos sanguíneos. La contracción y expansión del corazón tiene como promedio entre 60 y 80 veces por minuto.

Debes estar al tanto que tener límites fuera de lo normal podría indicar síntomas de enfermedades como la hipertensión arterial o, en otras palabras, el incremento de la presión de la sangre en las arterias.

Esta enfermedad no manifiesta síntomas claros por lo que las complicaciones siempre pueden estar presentes, incluso podría promover la aparición de enfermedades en riñones y padecimientos cardiovasculares o en infartos de miocardio, hemorragias o trombosis.

Las causas de esta enfermedad se desconocen en la mayoría de los casos, aunque puede existir el factor hereditario. Por otro lado, encontramos factores modificables por el paciente como el sobrepeso, la obesidad, el tabaquismo, el exceso de sal, sedentarismo y el alto consumo de alcohol y, de igual forma, aquellos donde no tienen que ver los hábitos y costumbres como los antecedentes en enfermedades cardiovasculares.

Como ves, mantener un control de tu presión arterial es importante porque nos permitirá conocer cuál es la medición normal en nuestro cuerpo y detectar a tiempo cualquier cambio y, así, evitar posibles enfermedades que afecten nuestra calidad de vida.